El Origen de Actravel

el origen de Actravel

Creo que no me equivoco al decir que a todos nos gustaría poder trabajar de aquello que nos apasiona. Y esta fue una de mis obsesiones una vez acabé el Erasmus: encontrar una forma de vivir de los viajes, dándoles un giro de 180º y convirtiéndolos en rutas específicas con las que descubrir los rincones más increíbles de cada lugar.

Por eso pensé en una aplicación que nos diera eso y mucho más.

Y es por eso que hoy os voy a hablar del origen de Actravel.

¿Quién soy y por qué te hablo del origen de Actravel?

Genial, buena pregunta.

Sin irnos mucho por la ramas y con la idea de acercarte un poco más a por qué he creado esta app, te voy a hablar un poco de mi, antes de hablarte de Actravel.

Mi nombre es Amadeo Cuéllar, soy un valenciano de 25 años y también soy el fundador de Actravel. Hasta hace un par de años no tenía ni idea de que hacer con mi vida una vez acabase la universidad, sin embargo mi año de Erasmus hizo que me plantease nuevos objetivos. Soy una persona muy sencilla, y como supongo que al 99% de los lectores, una de mis pasiones es viajar, y es por ello por lo que decidí lanzarme de lleno a realizar este proyecto.

¿Nos os ha pasado que cada vez que viajáis y buscáis qué ver en esa ciudad, qué hacer, al final siempre son los mismos planes, los mismos sitios que ver? Yo quería buscar algo diferente. Por este motivo, tenemos que aprovechar que es la era de conexión y podemos poner en conjunto todas nuestras experiencias y vivencias para que cada vez que viajemos, que hagamos una escapada, sea lo más fructífera e inolvidable posible. Porque nuestras historias están hechas de momentos que creamos viajando, que creamos viviendo.

Pienso que esta plataforma va a ser justo lo que buscamos en esos viajes que queremos salir fuera de las zonas turísticas, fuera de los museos o monumentos más conocidos. Obviamente es obligatorio ver lo importante de una ciudad, pero más importante es descubrir aquello que nadie conoce.

Así que, aquí comienza nuestra historia.

Después del Erasmus, todo cambió

¿Alguna vez te ha pasado que se te ocurre una idea, una de esas que te rompen todos los esquemas, y que se pasa dando vueltas en tu cabeza las 24 horas día sí y día también?

Si tu respuesta es ‘sí’, entonces sabes muy bien cómo me encontraba yo cuando volví de mi Erasmus en Eslovaquia. Aprovechaba cualquier pequeña oportunidad o cualquier mínimo detalle para analizar a fondo todas las opciones que barajaba para vivir de los viajes. Creo que fueron unos meses en los que mi cabeza estaba echando humo a todas horas.

El caso es que las ideas que me venían a la mente no dejaban de estar todas inventadas (de una forma u otra), por lo que no encontraba una forma coherente de diferenciarme del resto. Yo buscaba algo distinto a lo que había, innovador, que aportase un valor real y único a la sociedad y que me ofreciese la oportunidad de vivir de lo que era mi nueva pasión.

Seguramente ya te has dado cuenta, pero había un fallo palpable en todo esto: yo tenía las ganas, la ilusión y la cabeza trabajando a mil por hora, pero, ¿qué dolor estaba cubriendo realmente? ¿Qué tipo de necesidad quería resolver?

Ninguna de las ideas que se me habían ocurrido hasta el momento resolvían verdaderamente un problema actual de la sociedad en la que vivimos. Lo único que tenía eran un puñado de ilusiones y la certeza de que el gusanillo que se me movía por el estómago al pensar en ellas era fruto de algo que podía ser mucho más grande.

Y así fue.

La idea de Actravel cobra vida

En una sociedad digitalizada donde las nuevas tecnologías no paran de crecer, tenía claro que la idea debía ser tecnológica. Para el actual turista, debía de tratarse de una herramienta sencilla y cómoda de utilizar, que solucionase un problema (ese que aún no había encontrado) o que mejorase la experiencia en el viaje en sí.

El caso es que no fue hasta enero de 2017 cuando di con lo que iba a ser el inicio de una idea que más adelante me llevaría a lo que os quiero contar hoy: el origen de Actravel.

Así me emociono al recordarlo

En mi familia, solemos hacer un viaje los 4 juntos a principios de año. Y como en todas las familias, o eso quiero pensar, son mis padres los que se encargan, por lo general, de organizar todo lo que iba a ser la visita al destino, actividades y demás.

Bien, pues ese año, ya en el coche camino a Salamanca, a mi padre le dio por sorprendernos con la maravillosa noticia de que no había mirado nada. Es decir, no teníamos pensado nada para ver, nada para hacer ni lugares que fuese imprescindible visitar. Ese año, la tarea nos correspondía a mi hermana y a mí. Así que, una vez acaba la obligada discusión, mi hermana y yo nos pusimos a buscar información para organizar el viaje a través de muchísimas páginas web, blogs, foros, redes sociales y demás recursos que podrían ayudarnos a organizar el viaje de principio a fin.

El caso es que ambos somos un poco especiales a la hora de viajar y no nos gusta hacer lo típico: lo de visitar museos y el casco histórico de una ciudad está muy bien y hay que hacerlo, pero sabemos que hay miles de cosas que muchas veces sólo los lugareños conocen, y esas son las más auténticas y la que a nosotros nos gustan más.

Después de 2 largas horas buscando información en el coche y de haber visitado al menos 10 webs, mi mente hizo clic: ¿por qué no existía una app que te ofreciese rutas originales a través de las cuales ver un destino sin perder horas de planificación? Es decir, que recogiese diferentes rutas estandarizadas para uno o varios días, que nos ahorraran el inmenso trabajo de investigación sobre una ciudad que visitábamos por primera vez y que convirtiesen nuestro viaje en una experiencia única.

Y ahí fue cuando inauguré las “Notas” del móvil con un uso útil, y no solo para apuntar canciones y frases para fotos de Instagram, sino para desglosar todos los puntos clave que me dieron pie a desarrollar el origen de Actravel.

Actravel empieza a crecer en mi cabeza

Ya con una idea aproximada de lo que quería, lo siguiente era empezar a darle forma.

Una vez volvimos del viaje, lo primero que hice fue pasar todo lo relacionado con el origen de Actravel a papel: plasmé la idea, el problema que solucionaba, dibujé cómo quería que fuese, cualquier detalle que tuviese en mente, todo lo que quería que hiciese, etc…

Con todo esto claro y sabiendo más o menos la forma que quería que tuviese, ahora tenía que validar mínimamente si tenia cierta viabilidad o no. Esta fue la parte más complicada de los inicios sin duda. Lo primero que hice fue hablar con mis padres, y en especial con mi madre, ya que ella fue la encargada de tirar a la basura mis primeras ideas de negocio. Pero esta vez, la idea les pareció útil y de ayuda. Pasado el primer corte, ya me dispuse a validar la idea a través de encuestas a universitarios y de varias reuniones con personas del sector.

Quería, bueno, más bien necesitaba urgentemente que pasase todos los filtros posibles, ya que sin esta validación, mi idea no era más que eso, una idea sin rumbo fijo.

¿Por qué Actravel?

Y bueno, llegado a este punto del origen de Actravel puede que os preguntéis… ¿Por qué Actravel?

La verdad es que no tenía ningún nombre que me gustase lo suficiente hasta el punto de sentirme plenamente identificado con él. Hasta que mi hermana me propuso utilizar la inicial de mi nombre más la palabra “travel”. Para los que no lo sepáis, yo me llamo Amadeo Cuéllar, y al unirlo todo no sonaba nada mal. Hasta el momento era la mejor idea y la que más me gustaba: Acravel. Pero seguía habiendo algo que no me encajaba.

El caso es que no quería que la marca incluyese parte de mi nombre. Esta idea me echaba un poco para atrás por lo que pudiera pasar con ella en un futuro.

En este momento mi tío, con una sutil aportación, un pequeño detalle, cambió por completo el sentido y dio nombre a nuestra aplicación: ACTRAVEL.  

Dos palabras que definen un estilo de viaje: ACT + TRAVEL. Es decir, la combinación perfecta entre actuar, lanzarte al vacío con un nuevo proyecto, empezar una ruta desconocida, ponerte en marcha, moverte, experimentar, viajar.

El origen de Actravel

Un nombre que engloba a todos aquellos a los que les gusta exprimir cada destino, recorrerlo de punta a punta, conocer cada rincón. A todos aquellos a los que les encanta viajar, les encanta explorar, descubrirse a sí mismo en cada nuevo reto y enfrentarse a nuevas experiencias. En resumen, el origen de ACTRAVEL señores.

Hasta día de hoy, que aquí estamos, llevando a cabo una idea surgida en un coche camino a Salamanca.

No os voy a mentir: verdad que esto acojona bastante, lidiar con la incertidumbre de saber si esto saldrá bien o no a veces abruma mucho. Pero a la vez se trata de un reto personal y profesional del que estoy seguro que, independientemente de cómo funcione la app, aprenderé una barbaridad.

Y es que, aunque suene a tópico, yo soy de los que piensan que no hemos venido a este mundo para vivir amargados o limitarnos en nuestras acciones, tenemos que hacer lo que nos gusta, y trabajar de aquello que nos apasiona.

Y tú, ¿ya vives de tu pasión? 🧡

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *